EL SABER


Juan Rojo Moreno

         Ayer estaba en la Sierra de Albarracín hablando con mi hija, que ha empezado a estudiar el Grado de Medicina (y seguro que le irá bien pues capacidad y humanitas no le falta) cuando me dijo algo en principio halagador: “sabes mucho”. Esencialmente parece ser simplemente una variable que es frecuente y natural en la relación familiar paterno-materno filial, y seguro que es eso, pero luego me quedé pensando, mirando la sinfinitud  de estrellas, y preguntándome: ¿realmente qué sé?[1]

Y esa pregunta, en general, aunque puede que manida en la historia de la humanidad, no obstante sigue sin resolverse. Es cierto, que hay un elevado número de libros y artículos que tratan del conocimiento, de la ciencia, de la genialidad, de los sabios, de la memoria, de cómo aprender, etc. pero sigue siempre la pregunta sin resolverse ¿qué es el Saber? Conozco a algunas personas con muy buena memoria y de algunas de ellas, aparte de que conocen muchas cosas, no diría yo que saben mucho, más allá de lo que han memorizado. Yo mismo no me acuerdo casi de nada de lo que he leído y, aunque siempre se queda uno corto en eso de la lectura, ya con mis 57 años he leído algo. Pero aun así, aunque desde hace unos años he elaborado un método para recuperar y localizar mejor la información de lo que leo, no obstante, cuando repaso mentalmente muchos de los libros creo que no llegaría a un 5% lo que recuerdo efectivamente de ellos. Cierto, que con los años uno aprende a manejarse con más soltura, con más seguridad y algo queda de todo eso pero ¿es el Saber? ¿O solo es que nos hacemos más prágmatas?[2]

Si seguimos la idea de Ortega y Gasset de que la cultura es el residuo que queda de la formación, ciertamente, con los años al aumentar la cultura y tener más seguridad práctica parece que sepas más, pero si haces autognosis no sabes cuánto sabes (y por supuesto si sabes mucho, regular o poco).[3]

Realmente, como dijo Sócrates, sabes que no sabes nada y, siguiendo al psiquiatra y filósofo Karl Jaspers, sabes que a partir de ese no-saber estás abierto al saber. Bueno, todo esto está muy bien, pero sigue sin responderse nada de la cuestión principal. Si echamos una mirada a las obras de Jaspers “Psicopatología General” o “Filosofía” y miramos toda su historiobiografía vital yo diría que este autor “sabía”. ¿Quiere esto decir que el Saber solo se constata cuando la persona ha terminado su historia vital? En ese caso el Saber no sería algo que se tiene o no se tiene sino algo que se va conformando durante la vida y solo cuaja (más o menos) al final de ella: así diríamos ahora que Sartre, Kierkegaard, los Huxley (Thomas, Aldous, Julian), etcétera, han sido personas de Saber.

Pero, ¿y los distintos “genios” científicos? Por ejemplo, una persona se especializa en una enzima e investiga sobre ella y tiene una inspiración en relación con esa enzima que ayuda a entender algo importante del metabolismo humano, y tras publicarlo adquiere el reconocimiento de la comunidad científica. ¡Ha sido genial! ¿Pero tiene Saber? Esto nos lleva a otro problema: el de los saberes. Es decir, hay personas que saben mucho sobre una cosa determinada, muy específica, pero muy poco sobre “lo general”. ¿Cómo valoramos en ese caso el Saber? Por ejemplo, tenemos un ministro de economía que se supone sabe mucho de esa materia, e incluso hace una teoría importante económica. De entrada digamos que se le atribuye gran saber; pero 30 años después se comprueba que su gestión económica no fue brillante y su teoría con el tiempo no ha tenido mucha validez ¿ha dejado de ser sabio?

Y no nos debemos olvidar del Saber artístico en sus distintas formas: apolínea (pintura, escultura…), dionisiaca (ritmo, música) y poética.

Por lo tanto, por ahora, parece que llegamos a dos semi-conclusiones: 1- Que el tiempo histórico puede darte una perspectiva acerca de la sabiduría. 2- Que los saberes particulares, la memoria, el acierto puntual, no te dicen demasiado acerca del Saber si no confirmas en la historia posterior su trascendencia.

He dicho semi-conclusiones y no “conclusiones” porque no veo nada claro lo anterior. Ha habido y sigue habiendo muchas personas que han adquirido o han llegado a tener una gran sabiduría pero son anónimas, no constan en los libros famosos de la historia ni en las revistas de impacto; por lo tanto, como decía, no veo claro que la historia sea el determinante del Saber.

Creo que el problema está en que desde el principio no hemos definido qué es el Saber; quizá sea algo que “se da por hecho”, al fin y al cabo un «uso» de la evolución humana ya que ésta no solo quiere conocer, sino que se pregunta constante (y obsesivamente) ¿qué pasa?, ¿qué significa la vida y el mundo?[4] Y como el ser humano no ha dejado de estar en débito constante con el conocimiento y con la sabiduría que nunca alcanza, tiene al mito del Saber encarnándose constantemente en las manifestaciones que ayuden a entender algo más de este “mundo” que -realmente, si nos paramos a pensar un poco mirando una noche estrellada- no puedo asir, y nos trasciende a todos nosotros.

Al final no se me ocurre más que decir, casi como al principio: creo que no tengo ni idea de qué sé, y lo único que puedo constatar es que desde este no-saber espero que algo más sepa alguna vez.

——————————————————————————————————

[1] Sinfinitud. Es algo inmenso y que sería contable, pero práctica y realmente incontable; por ejemplo, el número de granos de arena de las playas de Sicilia es inmenso pero finito (sinfinito).  Jaspers dice: llamamos sinfinito lo que en una vida o en la historia entera de la humanidad no pudiera recorrerse, aun cuando matemáticamente  pudiera ser calculado desde fuera en sus elementos y posibilidades.

[2] Tampoco hay que vanagloriarse excesivamente con “la experiencia”. Muy crítico es Jean-Paul Sartre con los que llama “Profesionales de la experiencia” de los que dice: A los cuarenta años bautizan sus pequeñas obstinaciones y algunos proverbios con el nombre de experiencia. Quisieran hacernos creer que su pasado no está perdido, que sus recuerdos se han condensado y convertido delicadamente en Sabiduría “Créame, le hablo por experiencia: todo lo que sé me lo ha enseñado la vida” ¿Se ha encargado la vida de pensar en ellos?  Detrás de sus aires de importancia se adivina una pereza tristona; ven desfilar experiencias, y de improviso se me aparece la verdad: ese hombre morirá pronto; cada día se asemeja un poco más al cadáver que será. Eso es la experiencia de los hombres. Y para poder soportar su vista en los espejos con ese horrible rostro de cadáver trata de creer que en él se han grabado las lecciones de la experiencia. Jean-Paul Sartre. La Náusea. Editorial Losada, Buenos Aires, 1975 (primera edición 1946).

[3] Lo de la autoestima intelectual no sirve pues como dijo alguien “la inteligencia está muy bien repartida pues todo el mundo está contento con la que tiene”.

[4] Para K. Jaspers esta clase de interrogantes ha suscitado el “afán originario de saber”. Filosofía (tomo II)

Acerca de juanrojomoreno

Profesor Titular de Psiquiatría Universidad de Valencia
Esta entrada fue publicada en Humanidades y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL SABER

  1. COMENTARIO DE ELIA ROCA: «Interesante cuestión. Leyendo tus reflexiones recuerdo que de niña mi profesora -que lo había tomado de alguien que no recuerdo- comparaba el saber y la ignorancia (lo conocido y lo desconocido) con una llama y su contorno; ya que cuanto mayor era una cosa, mayor era la otra.
    Es decir, cuantas mas cosas sabemos, mayor conciencia tenemos de todo lo que ignoramos.
    También me recuerda lo del efecto Dunning (la falta de conciencia de la propia incompetencia) por el que, a veces, cuando somos más ignorantes nos creemos los mejores (quizá esto nos afecte a todos los humanos en alguna ocasión, por lo del «atrevimiento que da la ignorancia» y por la tendencia generalizada a la «automejora» de nuestra autoimagen.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.